Helicóptero Draghi sí, sobre todo para los emprendedores

Lorenzo García

Por Lorenzo García

THE LOGIC VALUE, CEO & CO-FOUNDER

Mayo 2016

El proceso de lanzarse a la piscina que todo emprendedor realiza en algún momento es el inicio de un cambio del entorno en el que se ha estado moviendo. Siguiendo el símil, la macroeconomía nos dice cómo es la piscina donde te tienes que lanzar. Si es grande, profunda, con trampolín o cubierta, si el agua está muy fría, si está con poca agua o muy sucia, o si hay alguien que la puede ensuciar. En definitiva, el emprendedor debe estar preparado para controlar lo que depende de él, pero también los factores exógenos que no dependen de uno mismo pero que le van a afectar. Clinton en 1992 le dijo a Bush (padre) “the economy, stupid”, y hay gente que piensa que fue con esta frase con la que ganó las elecciones en Estados Unidos. Lo que sí que consiguió fue recordar que la política económica que afecta a los ciudadanos y empresas puede ser más importante que los éxitos en política exterior que había tenido Bush en aquel momento.

¿Y cómo está la piscina en estos momentos en la zona euro? Cuando los tipos de interés están cerca de la zona negativa y no se consigue reactivar la economía, está claro que estamos en una situación que a principios del siglo pasado Keynes definió como la trampa de la liquidez. No importa que el dinero no tenga coste, la población no incrementa su demanda de consumo o inversión aunque el tipo de interés sea cero. Los economistas empiezan a hablar de la necesidad de “helicópteros del dinero” como titulaba un artículo de Expansión de este mes, aunque sea de manera teórica más que práctica. Sin embargo, en su versión más radical esta teoría supondría decir que el banco central reparte directamente dinero entre la población.

Para tranquilidad de la inflación y de los que piensan que imprimir más dinero no aporta crecimiento a largo plazo, Alemania nunca permitiría esto en la zona euro. Pero a partir de este artículo y tras el debate suscitado en la clase de Economía de 1º del Grado en Ingeniería y Gestión Empresarial de EDEM, analizamos que este helicóptero ya está repartiendo dinero desde hace tiempo, pero quizá lo está haciendo sobre sectores que no son capaces de transmitirlo a la economía para crear riqueza y empleo.

La generación de liquidez monetaria tiene el objetivo de crear crecimiento económico para generar empleo, y el crecimiento puede venir principalmente por incremento de consumo de las familias, gasto público, sector exterior o inversión empresarial. Estos años se ha regado de dinero la economía, pero se ha hecho en un sistema financiero que se ha dedicado a cubrir sus carencias y que no ha sido capaz de transmitir al resto de la economía principalmente porque las familias no quieren endeudarse tras la última crisis y porque los bancos saben prestar a los que tienen garantías o ya les deben, pero a los nuevos proyectos empresariales innovadores les es más complicado.

Sin embargo, en otros países como Estados Unidos el mayor crecimiento económico se está produciendo en sectores con alta innovación tecnológica, donde el conocimiento es muy importante y con poco componente de capital físico en sus fases iniciales, pero sí de empleo especialmente el más joven y formado. No está llegando el dinero porque a los empleados que deciden en las instituciones públicas y privadas les es complejo entender ese intangible que es el conocimiento o el proyecto presentado por el emprendedor, y ante el temor de tomar riesgo en su puesto de trabajo y a una edad en su ciclo vital donde buscas seguridad pulsan la opción  ”Denegado por falta de garantías”. Pero, ¿qué garantías tiene el conocimiento si no es el propio cerebro del emprendedor?

Sí, pienso que, si hay que coger helicópteros y regar con dinero a la gente, hay que hacerlo de manera selectiva para generar empleo y mejorar nuestro sistema productivo. No tanto dinero gratis al sector público, ni a los consumidores, ni al sistema financiero que ya han tenido su ración durante los últimos ocho años. Sí dinero fácil a estos emprendedores con conocimientos e ideas que generan empleo. El dinero mueve a las personas, animemos a esta gran cantidad de jóvenes que quieren crear su propia empresa para que puedan contratar con facilidad. Utilicemos el helicóptero del dinero que genera el Banco Central Europeo con tipos al cero para facilitar la contratación de empleados en los primeros 24 meses y de esta forma estaremos regando la semilla del futuro. No pasa nada que cierre la empresa, habremos formado para su siguiente aventura a estos emprendedores y a sus jóvenes empleados, y así sí que habremos movido la economía con empleo y formación de nuestros jóvenes.

Artículo publicado originalmente en la revista Economía3 en Mayo de 2016.

Artículos relacionados

  • felipe-quintana-lean-thinking

Cómo alinear los departamentos de la empresa con un objetivo común

Las organizaciones tienden a trabajar estructuradas por áreas que en muchas ocasiones no están integradas ni coordinadas entre sí, creando atmósferas de trabajo difíciles [...]

  • Antonio-Noblejas-Formacion-Online

El reto de la formación online

La transformación digital es una realidad en todos los sectores económicos, incluido el educativo. La disrupción en la educación superior ya es un [...]

  • breaking-business-silos

Lean Thinking: una filosofía de trabajo.  

La filosofía de trabajo Lean Thinking se define de forma genérica como la búsqueda del máximo valor para el cliente con el mínimo de [...]

2018-03-07T11:46:13+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies