Hortensia Roig

Por Hortensia Roig

Presidenta de EDEM

8 de octubre de 2018

Es para mí un placer escribir estas palabras de bienvenida en la segunda memoria de la historia de EDEM.

La memoria que tenéis entre vuestras manos abarca desde enero de 2017 hasta julio de 2018. ¿Por dónde empezar? Es todo un reto para mí resumir en tan solo unas líneas tantas ilusiones, tanto esfuerzo del equipo, tantas expectativas depositadas… Cuando un estudiante atraviesa la puerta de EDEM, su cabeza está repleta de sueños pero también de miedos. Nuestro deber es alinear sus expectativas con una calidad de enseñanza práctica e irreprochable.

Educar es un cometido maravilloso porque tiene el poder de cambiar la vida de las personas. Pero también es una responsabilidad enorme. En nuestras manos reside el futuro de las mentes del mañana. Esas que trabajarán en empleos que todavía hoy no existen.

Al fin y al cabo, formarse es una carrera de fondo. Y el premio es el cambio. Hoy que está tan de moda la transformación digital, hay una transformación que nunca pasará de moda. La de ser la mejor versión que uno mismo puede ser: formándose más, esforzándose más, actualizándose constantemente. Para crecer.

Muchas cosas han ocurrido en estos diecinueve meses.

La desaparición de Paco Pons es, sin duda, la que más impacto emocional nos deja. Echaremos tanto de menos a ese sabio socarrón de Beniparrell… Para tenerlo siempre presente a él y a sus enseñanzas, decidimos rebautizar el auditorio de EDEM con su nombre: Auditorio Paco Pons. Un lugar donde suceden los eventos más emblemáticos no solo de EDEM sino también de Marina de Empresas, el polo emprendedor del Mediterráneo por excelencia.

A finales de 2017 asumí la Presidencia de la escuela, después de 12 años como Secretaria General. Un año al que le tengo especial cariño por ser de cambio, reestructuración y de crecimiento importante en EDEM. Asumo el cargo con la responsabilidad que merece tomando el relevo de quien ha sido el Presidente de EDEM durante este tiempo, Manuel Palma. Gracias, Manuel, por tu energía, ganas y entrega.

El crecimiento exponencial nos sigue acompañando. Desde nuestra mudanza a las instalaciones de Marina de Empresas en 2015 hemos duplicado nuestras cifras. Hace tres años ofrecíamos 17 programas y contábamos con 35 profesionales. Actualmente, nuestra oferta es de 43 programas y nuestro equipo se compone de 70 profesionales y más de 400 docentes consiguiendo que más de 2.000 alumnos (tanto del Centro Universitario como de Formación Directiva) pasen por nuestras aulas, cada año.

En este repaso de hechos emocionantes, por mencionar alguno, destaca que hemos visto con orgullo cómo se graduaba la segunda y la tercera promoción de ADE y que acogíamos en abril de 2018 el Babson Collaborative Summit. Al finalizar el congreso, Babson College, la universidad americana líder en emprendimiento, honró a Juan Roig, Presidente de Mercadona y Presidente de Honor de EDEM, incorporándole a la Academy of Distinguished Entrepreneurs, el principal hall of fame del emprendimiento del mundo.

Las cifras son significativas pero en EDEM hemos aprendido que las cifras no son solo números. Tienen alma. Y es que uno de cada tres estudiantes que se forma en nuestro centro, es becado. Porque creemos firmemente que el esfuerzo y el talento deben ser reconocidos y la falta de recursos no debe ser óbice para acceder a la mejor educación posible. No en vano, cada año en EDEM se concede un millón de euros en becas gracias, en parte, a las más de 100 empresas que nos apoyan. Unas empresas que también brindan su implicación a través de las 350 prácticas de nuestros estudiantes durante el curso 17/18. Porque en EDEM el movimiento se demuestra andando. Y nuestros estudiantes tienen la opción de realizar prácticas en empresas reales desde el primer año.

Así que poco a poco vamos cumpliendo nuestro cometido de satisfacer las expectativas de los alumnos que atraviesan la puerta de EDEM, acompañándoles en su transformación. Mientras nosotros también cambiamos.

Un año, en definitiva, de consolidación y de cambios. De mejora, al fin y cabo. Porque cambiar es el único modo de obtener resultados diferentes. Y en ello estamos.

Artículos relacionados