Juan Roig invierte en Airhopping, el buscador de vuelos del primer alumno de EDEM que cubre el ciclo completo de Marina de Empresas

¿Qué tal poder viajar a dos, tres o cuatro ciudades europeas o americanas en avión enlazando destinos al precio de un solo billete, de manera cómoda y rápida? La startup valenciana Airhopping ofrece la posibilidad de vivir la experiencia de viajar a múltiples destinos a un precio más económico que el tren combinando entre dos y cuatro vuelos, a otros tantos lugares escogidos. El viajero solamente tiene que elegir las rutas con un click en un potente buscador desarrollado por el equipo de esta joven empresa, fundada por su CEO, Carlos Montesinos y su socio, Gonzalo Ortega. Este proyecto nació hace dos años, como proyecto de final del Grado ADE para Emprendedores que Carlos estudió en EDEM Escuela de Empresarios, posteriormente ha sido incubado en el programa Campus de la aceleradora de startups Lanzadera y ahora recibe un nuevo impulso: Angels ha decidido participar en su accionariado. La apuesta de la sociedad de inversión de capital privado permitirá, gracias a una aportación directa de 271.000 euros, contribuir al crecimiento de esta innovadora propuesta de negocio, que ampliará su oferta a nuevos destinos y más aeropuertos de origen. Actualmente permite volar a ciudades de Europa y América desde Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Málaga, Mallorca y Oporto.

En términos cualitativos supone, además, un hito para el polo de emprendimiento Marina de Empresas porque Carlos Montesinos es el primer alumno de EDEM Escuela de Empresarios que completa el ciclo del emprendimiento que, a partir de su experiencia personal de éxito, pensó, dibujó y plasmó el empresario Juan Roig en la Marina de València para devolver a la sociedad parte de lo que esta le ha dado. Los tres años que ha cumplido este ecosistema de emprendimiento y apoyo al talento que es Marina de Empresas y los cinco años de vida de Lanzadera han hecho posible que este joven líder haya podido ser beneficiario del apoyo de las tres patas de este clúster de talento y creación de riqueza basado en el Modelo de Calidad Total.

Una  arquitectura diseñada para facilitar todas las herramientas que permiten pasar de “aprender a emprender” a convertirse en empresario de éxito, pudiendo ser partícipe de todas y cada una de estas fases, como es el caso de Montesinos, o contar únicamente con la formación de EDEM o el asesoramiento de Lanzadera de manera independiente, como es el caso de otros muchos alumnos y emprendedores que integran Marina de Empresas. Montesinos recaló en el programa Campus dirigido a estudiantes procedentes de EDEM y concebido para que lo aprendido en las clases se pueda traducir en realidades empresariales gracias al acompañamiento y asesoramiento que se les brinda. Campus es el concepto incubadora de empresas en estado puro, y también incluye el proceso de aceleración. Montesinos destaca precisamente el Modelo de Calidad Total como el valor añadido y la “gran ventaja” de Lanzadera, una filosofía empresarial, una manera de hacer cuya teoría aprendió en EDEM Escuela de Empresarios.

Duodécima invertida de Angels

Airhopping es la duodécima startup en la que participa Angels, cuya inversión viva en proyectos ronda ya los 13 millones de euros. Estas startups ya han generado directamente más de 900 empleos. La aportación de capital no es más que una herramienta al servicio de los sueños de los emprendedores y de la creación de riqueza y dinamización económica de la sociedad de inversión que se enmarca en este polo de emprendimiento, según subrayan desde Marina de Empresas, cuyo equipo no esconde la satisfacción al ver cómo Carlos Montesinos ha coronado todo el ciclo de creación de empresas a partir de apoyar el talento.

En el caso de Airhopping, la inversión permitirá consolidar e impulsar una joven empresa cuya idea germinó cuando su CEO estaba finalizando sus estudios en EDEM y llegó el momento de preparar el viaje de fin de grado. “Quería visitar distintas ciudades europeas en avión, hacer un interrail con alas”. Fue entonces cuando se percató de la complejidad de buscar las mejores combinaciones entre los 30.000 vuelos diarios que hay solo en Europa. “A través de un algoritmo, Airhopping es capaz de recomendar qué destinos son más baratos y en qué orden visitarlos, para así conseguir juntar todos esos vuelos de 20 o 30 euros en un mismo viaje”, explica Montesinos.

Primera parada, Berlín; luego, Praga y de postre, Budapest. Volar desde Madrid, Barcelona o València, por poner tres ejemplos, a Gran Bretaña para visitar el triángulo Londres-Edimburgo-Dublín o hacerse un Roma-París-Ámsterdam-Copenhague… ¿Y por qué no volar más alto hasta completar un Nueva York, Los Ángeles y Las Vegas? Son ya más de 10.000 personas las que han volado con planes de viaje configurados por Airhopping desde su fundación en 2016.

El planificador de vuelos ofrece una infinidad de conexiones a precios mucho más baratos que el tren. Y si hay disponibilidad de fechas para viajar, la flexibilidad del buscador permite organizar el plan preferido al mejor precio en cualquier momento del año.