Hortensia Roig

Por Hortensia Roig

Presidenta de EDEM

20 de diciembre de 2018

Llega la Navidad, vacaciones, tiempo para familia, para cargar las pilas, comer, viajar y leer… Junto a mis buenos deseos, comparto con vosotros algunos de mis libros favoritos.

Educación: El elemento. Cómo descubrir tu pasión lo cambia todo. Sir Ken Robinson. Conocí El elemento después de ver la charla TED de su autor en Youtube y me cautivó. Todos tenemos diferentes aptitudes porque hay muchos tipos de inteligencia (como ya apuntó Gardner) aunque no todos seamos plenamente conscientes de ello. Como veis, nada nuevo bajo el sol pero la sucesión de biografías que ilustran el libro hacen de El Elemento un libro sumamente atractivo, con un poso divulgativo importante y de lectura ágil. Aunque ya tiene algunos años, (la primera edición es de 2009) su contenido aún continúa vigente. Nos habla de cómo perseguir nuestra pasión, rodearnos de personas que nos apoyen (lo que Robinson denomina “la tribu”) y encontrar nuestro “elemento”, aquella razón por la que nos levantamos cada mañana. Cuando encontramos nuestro elemento todo es posible.

Crecimiento personal. La isla de los 5 faros, de Ferran Ramon-Cortés. Un libro que ilustra la importancia de la comunicación a través de un cuento donde el escritor realiza un viaje iniciático para hallarse a sí mismo. Cada faro, le aporta una idea para mejorar su vida y la comunicación con los demás. Porque el mensaje que verdaderamente importa es el que recibe el receptor.

Para los más pequeños. Un regalo con mensaje para vuestros hijos. Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes, de Elena Favilli y Francesca Cavallo. En casa tenemos el volumen I. Una historia que tiene como protagonista a mujeres que han hecho historia: Frida Kahlo, Simone Biles, las hermanas Brontë o Marie Curie. A partir de 6 años, lectura amena con ilustraciones de artistas de todo el mundo. Una buena iniciativa, que surgió a partir de un crowdfunding, para dar visibilidad a las mujeres en la literatura.

Y por último, un clásico. El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry. Esta novela corta de 1943 es un buen regalo siempre. Porque habla de la necesidad de establecer vínculos, la importancia de la amistad y de obligarnos a tener tiempo para lo que merece la pena. Ya saben, “lo esencial es invisible a los ojos”. Puede parecer manido pero merece la pena recordarlo, sobre todo, en estas fechas. ¡Feliz Navidad! 

Artículos relacionados