El acto de Clausura del Curso 15×15 de EDEM tuvo como ponente de cierre al presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. De su inspiradora conferencia sobre digitalización y tecnología destacan 10 grandes ideas: 

  1. Nunca antes se había vivido un nivel de cambio como el que estamos conociendo. Está modificándose todo: desde los modelos de negocio hasta nuestra forma de disfrutar de nuestro tiempo de ocio. Y precisamente por este cambio constante somos una sociedad privilegiada. Lo que estamos viviendo es cuatro veces el tamaño de la Revolución Industrial.  Por lo tanto, entramos en un terreno inexplorado.
  2. El ritmo de adopción de la tecnología es vertiginoso. «Al teléfono fijo le costó 75 años alcanzar los 100 millones de clientes; a Pokémon Go le costó 25 días». Actualmente, la disrupción llega centenares de millones de personas de una forma muy rápida, casi instantánea. Cuando la generación más joven ve la televisión, a la vez está escribiendo en WhatsApp o navegando por Internet en la tablet. La productividad ha cambiado, nos hemos vuelto multitarea. Esto conlleva un riesgo: el de perder la atención y no saber enfocarse en un problema.
  3. El cambio no es solo en una tecnología, se está produciendo una acumulación de nuevas tecnologías. La lista es larga: robótica, sistemas cognitivos, machine learning, reconocimiento de imagen, inteligencia artificial, Blockchain, Internet de las cosas, deep learning, realidad virtual, computación cuántica, drones, cloud computing, reconocimiento de voz, impresión 3D, realidad aumentada, 5G, secuenciación del genoma, Big Data… Todas coinciden en el tiempo y se retroalimentan unas a otras, acelerando el proceso de cambio.
  4. Estamos en la era de los datos. Son el petróleo del siglo XXI. La explosión de los datos y la consiguiente posibilidad de generar conocimiento se va a multiplicar. Todos los productos y sistemas de transporte, incluso la ropa, van a estar conectados a Internet emitiendo información. Por lo tanto, el tráfico de datos se va a multiplicar 4 o 5 veces en cinco años. 
  5. La revolución llega de la mano del 5G. Las redes están cambiando. El 5G va ha traer más velocidad, más capacidad y más densidad. «Para descargar un capítulo de Juego de Tronos, con la red de 4G tardamos 3 minutos, con la 5G, 2 segundos». El 5G permitirá hacer operaciones de cirugía en remoto, a miles de kilómetros. Discurso de Álvarez-Pallete en el Curso 15x15
  6. La inteligencia artificial ya hace cosas mejor que el ser humano. El reconocimiento de voz y de imagen de la máquina ya es superior al del humano. La máquina ya traduce idiomas mejor que el hombre. Ya ganan discursos de debate y saben pintar cuadros. Los niños ya no preguntan sobre sus deberes de clase a los padres, preguntan a Alexa. Ya se han producido momentos de singularidad tecnológica. 
  7. La conectividad lo cambia todo y ningún sector es inmune. Estamos en la economía de las plataformas, las cuales se dedican a poner en contacto demanda insatisfecha con oferta excedentaria. Esta economía busca la eficiencia a través de la tecnología. De las diez comunidades más grandes del mundo, solo dos son países. El resto son plataformas (WhatsApp, YouTube…). En la actualidad, las mayores empresas del mundo por capitalización bursátil son tecnológicas. El no cambiar no es una opción; si no cambias, no sobrevives.
  8. Llega la soberanía de los datos. Las personas tienen los derechos sobre sus datos. No se pueden expropiar los datos personales de uno por decir «acepto» a algo que no se ha tenido tiempo o ganas de leer. Los datos son tremendamente valiosos y son propiedad de la persona y de las naciones.
  9. El mercado laboral se ha transformado. Han cambiado los procesos, la formas de comunicarse, cómo se desempeña el trabajo… La tecnología permite a uno ser más eficiente y eficaz. Esta mejora de la productividad ya sucedió en revoluciones tecnológicas anteriores en la historia, que generaron contestación social por la destrucción de determinadas profesiones. En el futuro van a surgir muchas profesiones que hoy no sabemos cuáles son. El 60% de los niños que ahora están estudiando van a trabajar en ellas. Hay que hacer que esta transición laboral sea buena para todos a través de la formación. El aprendizaje continuo va a ser esencial.
  10. Los valores son más importantes que la tecnología. Son las personas las que dan sentido a la tecnología y no al revés. La tecnología será buena o mala en función de lo que hagamos con ella. Más de la mitad del tráfico de datos no son humanos, son máquinas, son bots. Y, de estos, la mitad son bots dedicados al cibercrimen. Pero como no se ve, no se sabe que están ahí. Se necesita la misma transparencia en el mundo digital que la que hay en el mundo real. Las fake news son un síntoma: estos bots difunden mentiras (peligrosas como las campañas antivacunas), ya que los algoritmos viralizan lo que crea tráfico, aunque sea falso. No podemos sustituir al profesor por Google. Es el momento del Humanismo, es el momento de los filósofos digitales, de los sociólogos digitales. Es el momento de los valores.